PP y VOX se suben el sueldo. 15400€ más para el alcalde y 6912€ para el resto del equipo de gobierno. La oposición, sin sueldos.

Hombre con fajo de billetes

Primera medida polémica tomada por el nuevo equipo de gobierno formado por la coalición Partido Popular y VOX en Guadarrama.

En una decisión que ha generado indignación y polémica, el Partido Popular (PP) y Vox han aprobado un aumento considerable de sus propios salarios en el Ayuntamiento de Guadarrama, al tiempo que han eliminado la remuneración de los concejales pertenecientes a la oposición. Este controvertido movimiento ha despertado acusaciones de hipocresía, ya que ambas formaciones políticas han criticado vehementemente los sueldos excesivos en el pasado.

La noticia ha dejado estupefactos a los ciudadanos de Guadarrama, que esperaban una postura más responsable y congruente por parte de sus representantes políticos. El alcalde del municipio verá un incremento de 14.500 euros anuales en su sueldo, mientras que el resto de concejales del equipo de gobierno del PP y Vox disfrutarán de un aumento de casi 7.000 euros cada uno. Mientras tanto, los concejales de la oposición, que representan a una parte significativa de la población, se verán privados de cualquier tipo de remuneración por su labor en el Ayuntamiento.

Esta actitud por parte de PP y Vox no ha pasado desapercibida para los ciudadanos, quienes recuerdan que estos partidos han criticado en repetidas ocasiones los sueldos exorbitantes en el ámbito político local. Durante las campañas electorales, ambos partidos han prometido una gestión económica responsable y han abogado por la austeridad en el servicio público, pero ahora parecen olvidar sus propias palabras y contradecirse flagrantemente.

La decisión de subirse el sueldo mientras se priva de remuneración a los concejales de la oposición ha sido calificada como una muestra de falta de ética política y una traición a la confianza depositada por los ciudadanos. Se ha criticado la falta de transparencia en la forma en que se ha llevado a cabo esta medida, ya que no se ha consultado ni debatido con otros grupos políticos ni con la ciudadanía en general.

Los habitantes de Guadarrama exigen explicaciones y exhortan a PP y Vox a reconsiderar esta injusta decisión, recordándoles que su deber como representantes políticos es velar por el bienestar de todos los ciudadanos y no solo de su propio partido. La confianza en la clase política local se ha visto gravemente afectada, y ahora más que nunca se hace necesario un cambio en la forma en que se gestionan los asuntos públicos y se toman decisiones que afectan directamente a la ciudadanía.

A medida que esta noticia se difunde y la indignación crece, queda por ver qué acciones tomarán los partidos de la oposición y cómo responderán los ciudadanos de Guadarrama ante esta situación. Lo que es seguro es que el malestar y la desconfianza en los políticos aumentarán si no se toman medidas para rectificar este acto que contradice los principios básicos de la justicia y la igualdad en la política local.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *